Los Corazones de Tejina

Llegada a la plaza del corazon de la Calle de Abajo
Llegada a la plaza del corazon de la Calle de Abajo

Según referencias históricas, la fiesta se remonta a la segunda mitad del siglo XIX. Simultaneó con la Librea y la octava del Corpus, con sus ramajes, arcos y motivos florales, el día de su patrono, San Bartolomé, el 24 de agosto, a pesar de las prohibiciones eclesiásticas de fundir ambos cultos. En la segunda mitad de siglo, desaparece definitivamente la Librea local, y se impone como manifestación festiva a través de sus corazones frutales, su símbolo más característico.

Alcanza gran arraigo  en  tres núcleos de población: Calle Arriba, Calle Abajo y El Pico. Y esta simultaneidad viene dada por una profunda tradición legitimada por el paso del tiempo, que es la de enramar un arco con frutas para homenajear al Santo Patrón y a otros  el día de  su onomástica.

Los corazones están diseñados sobre una estructura de hierro y madera revestida de cañas o ramas de haya. La estructura completa recibe el nombre de corazón, si bien consta de dos corazones menores o “coronas”. Se presentan orlados con guarnición de fruta y divididos en cuatro. En el interior, cosidas, se disponen tortas de pan decoradas con distintos motivos, y en la parte superior, rematando el conjunto, se coloca un ramo de flores.

Son portados a hombros por los varones del barrio. El cortejo lo abren seis niños y lo cierra la parranda. Al llegar a la plaza de San Bartolomé se procede al izado de los corazones. Cada corazón tiene, desde antiguo, su sitio asignado en la plaza. Al encarar la plaza, y una vez en ella, asistimos al momento culminante de la escenificación: “cada barrio reafirma su espacio ritual en la plaza y el pique estalla violentamente”

Los corazones permanecen colgados durante todo el domingo y parte del lunes. La tarde del lunes, un joven trepa por la estructura y tira la fruta y unos vales –canjeables por las tortas- a una multitud de jóvenes que  se hallan pendientes de obtener el trofeo: la torta de pan. Se descuelgan la mañana del martes. Tras la actuación de las parrandas se procede a la entrega de premios.

La fiesta culmina con la quema del Haragán: muñeco de trapo, emblema del vago, el perezoso, que poco puede aportar  en un pueblo de tradición campesina, dónde “todo es laboriosidad y trabajo”

La simbología del corazón se ha interpretado como la profundidad y el apego del campesino por su tierra.

La Fiesta de los Corazones de Tejina se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de ámbito local,  el 12 de mayo de 2003.

Ir al contenido